Plan de Gestión Ambiental

El Plan Director de Gestión Ambiental (PDGA) está orientado a planificar la ejecución de todas las actividades tendientes a brindar sostenibilidad al proyecto en sus distintas etapas, sostenido en conocimientos específicos y detallados del medio físico y biótico de la cuenca y el monitoreo sistemático de los indicadores de la evolución del ambiente.

El PDGA se encuentra alineado con el marco conceptual definido por la política ambiental nacional, en la que atendiendo a que los objetivos de las obras son elevar la calidad de vida de la población y propender al uso racional, integrado y sostenido de los recursos, corresponde desarrollar una gestión ambiental desde el inicio del proyecto y mantenerla durante la vida útil de las obras, a fin de minimizar los efectos negativos y maximizar los beneficios de estas obras de desarrollo, asegurando la óptima asignación y utilización de la inversión pública y del uso de los recursos existentes en su área de influencia.

En línea con este enfoque, se diseñó un Observatorio ambiental que consiste, principalmente, en el desarrollo de modelaciones y monitoreos ambientales permanentes de la cuenca, que permitan integrar información y reconocer los procesos actuantes en distintos escenarios de condiciones normales y extremas, de modo de anticipar los cambios y definir estrategias de acción.

Estos monitoreos se inician durante la etapa constructiva y continúan en forma permanente durante la operación. Algunos ya están en ejecución a cargo del contratista, en tanto que otros son asumidos como responsabilidad del Estado nacional e incluyen monitoreos de largo plazo. Estos últimos abarcan distintos aspectos de variables físicas (climáticas, hídricas, sedimentológicas, geomorfológicas e hidrogeológicas) como biológicas (nutrientes, especies nativas o en peligro, sus hábitat y condiciones migratorias, etc.).

En el marco del Observatorio se desarrollará la modelación integral del río Santa Cruz. A partir de la información relevada y modelada, se desarrollarán las estrategias para las actividades de desvío del río y llenado del embalse que consideren los requerimientos de los demás usos del agua (humano y faunístico) en las distintas épocas del ciclo hidrológico.

Toda la información relevada por el PDGA y el Observatorio se integra en un Sistema de Información Ambiental (SIA-AHRSC), como soporte para el seguimiento, registro y control de los impactos y de la efectividad de las medidas implementadas.

El SIA-AHRSC se desarrolla como una infraestructura de datos espaciales que garantiza la disponibilidad y el intercambio de información con los organismos y usuarios en general.  El SIA constituye el soporte fundamental del Observatorio ambiental, de acceso público.

El PDGA contiene a su vez planes específicos para las etapas constructiva y operativa, destinados a la conservación de los recursos asociados a las áreas de obras, al manejo de residuos sólidos y efluentes líquidos, el control de emisiones atmosféricas, de la calidad del aire y de los niveles de ruido, el ordenamiento del transporte y la logística, el mantenimiento de maquinarias y equipos, el manejo de combustibles y sustancias peligrosas y la explotación de yacimientos, entre otros, así como un plan de contingencias (PADE) para ambas etapas. El PDGA incluye, además, programas de relacionamiento comunitario, seguridad vial, salud, higiene y seguridad, recursos humanos, compras y seguimiento, entre otras acciones.

El PDGA incluye también la perspectiva social, a través de estudios y desarrollo de planes de monitoreo y de gestión social, de la salud y seguridad, y para la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural (arqueológico) y natural (paleontológico y geológico) que son objeto de rescates.

Asimismo, se desarrolló un plan de compensaciones por pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos que plantea la creación de nuevas áreas protegidas y las compensaciones de carácter socioeconómico, acompañado por acciones de fortalecimiento institucional dirigido a los actores que deben ser parte del sistema de control, seguimiento e implementación de los programas durante su ejecución.

Se promoverá también la creación de un centro multidisciplinario de investigaciones científicas y de interpretación.

El PDGA contiene a su vez planes específicos para las etapas constructiva y operativa, destinados a la conservación de los recursos asociados a las áreas de obras, al manejo de residuos sólidos y efluentes líquidos, el control de emisiones atmosféricas, de la calidad del aire y de los niveles de ruido, el ordenamiento del transporte y la logística, el mantenimiento de maquinarias y equipos, el manejo de combustibles y sustancias peligrosas y la explotación de yacimientos, entre otros, así como un plan de contingencias (PADE) para ambas etapas. El PDGA incluye, además, programas de relacionamiento comunitario, seguridad vial, salud, higiene y seguridad, recursos humanos, compras y seguimiento, entre otras acciones.

El PDGA incluye también la perspectiva social, a través de estudios y desarrollo de planes de monitoreo y de gestión social, de la salud y seguridad, y para la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural (arqueológico) y natural (paleontológico y geológico) que son objeto de rescates.

Asimismo, se desarrolló un plan de compensaciones por pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos que plantea la creación de nuevas áreas protegidas y las compensaciones de carácter socioeconómico, acompañado por acciones de fortalecimiento institucional dirigido a los actores que deben ser parte del sistema de control, seguimiento e implementación de los programas durante su ejecución.

Se promoverá también la creación de un centro multidisciplinario de investigaciones científicas y de interpretación.

Una de las premisas prioritarias del proyecto es que el embalse de la presa CC opere hidráulicamente desacoplado de los niveles normales del lago Argentino. Para ello se realizaron tres estudios independientes, que verificaron que la nueva cota del embalse a 176,50 m permite garantizar el desacople hidráulico deseado.

Las sobre-elevaciones del nivel de agua en el lago Argentino, respecto de los niveles de agua naturales (históricos) provocadas por la operación de la presa CC a la cota mencionada son imperceptibles en términos de hidráulica fluvial; si ocurriesen crecidas de gran magnitud, que obliguen a operar el embalse con cotas mayores, las sobre-elevaciones resultantes representarían un riesgo bajo, tanto por su probabilidad de ocurrencia (estadísticamente 1 vez cada 10.000 años) como por su magnitud (30 cm).

El desacople implica que no se espera que haya variaciones en el comportamiento natural del sistema compuesto por el lago Viedma, el río La Leona, el lago Argentino y el Campo de Hielo Patagónico Sur.

El Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA), a través de un Informe Técnico analizó el cambio en la velocidad basal en el frente del glaciar Perito Moreno, afirmando que el aumento del nivel del lago genera un cambio de la velocidad subglaciar de tan solo 0,07%, un valor de un orden de magnitud más pequeño que el error de cálculo indicado por la bibliografía existente.

Tomando en cuenta estos datos, el IANIGLA concluye que “no se encontrarían elementos que indiquen tal afectación con una cota de operación a 176,50 m” y sugiere estudios complementarios para abordar la complejidad glaciológica de la cuenca del río Santa Cruz. En este sentido, el PDGA comprende un Programa de Monitoreo Hidrometeorológico que contempla la instalación de una red de monitoreo de variables hidroambientales, que incluye el lago Argentino.

Las principales amenazas actuales para la especie, para las áreas de reproducción, son la presencia de especies exóticas invasoras (trucha arco iris y visón americano) y la gaviota cocinera, siendo éstas las principales causas de declinación poblacional de las últimas dos décadas.

Los estudios disponibles no identifican amenazas severas en las áreas de invernada (rías de los ríos Coyle, Gallegos, Santa Cruz y Chico), ni durante el proceso migratorio.

En el EsIA se incorporaron nuevos estudios integrados para analizar en mayor detalle la potencial afectación del nivel del agua y salinidad en el estuario durante las etapas de llenado de los embalses y operación de las represas.

El EsIA es concluyente acerca de la no afectación del nivel del agua en el estuario. En relación con el frente salino, se realizó un análisis integrado con relevamiento de campo y modelado desde el punto de vista hidrológico, a partir de lo cual se concluye que el frente salino del estuario solamente se vería afectado en condiciones de caudales bajos extremos sumado a mareas altas extremas, pero no se vería afectado por la operación de las centrales.

La salinidad del estuario genera condiciones propicias para una gran diversidad de organismos que constituyen el alimento de un gran número de aves migratorias y locales. En función de ello, y considerando el escenario extremo descripto, se proponen en el PDGA medidas para evitar un impacto negativo en el estuario en relación a la alteración del avance del frente salino durante la etapa de llenado.

El PDGA contempla, a su vez, un Plan de Compensaciones Ambientales para disminuir estas amenazas sobre la especie, que en base a las experiencias previas, ha mostrado ser efectivo en mejorar el éxito reproductivo en las áreas de cría, y se implementará un sistema permanente de control y/o erradicación de especies exóticas o invasoras.

Para mitigar el impacto de las obras sobre la migración de peces se están realizando monitoreos para ampliar el conocimiento sobre la biología de la lamprea (especie nativa) y definir las soluciones pertinentes, como las escalas de peces, en las distintas etapas del proyecto, incluido el desvío del río durante.

Respecto de los salmónidos (trucha y salmón chinook) existe un mayor conocimiento biológico y ecológico que permite desarrollar estructuras eficientes. No obstante se realizarán monitoreos para perfeccionar los pasos para estas especies.

Tanto la presa CC como la LB prevén la construcción de escala de peces; se estima que constarán de un canal formado por una sucesión de estanques con vertederos sucesivos hasta la cota 174,36 m, que permite salvar el desnivel entre el río aguas abajo de la presa y el embalse.

Se realizarán a la escala de peces los ajustes necesarios a fin de asegurar la migración ascendente de las especies, basados en estudios empíricos, y tendrán en cuenta no solo el caudal de atracción sino también espacios de descanso, caudal de operación, localización de la entrada y la salida del sistema de paso.

La información ecológica y biológica obtenida a través del Observatorio Ambiental permitirá definir una gestión ajustada del manejo del agua que asegure la minimización del impacto sobre la fauna íctica.

Principales temas abordados en el PDGA

Lago Argentino y glaciares

Una de las premisas prioritarias del proyecto es que el embalse de la presa CC opere hidráulicamente desacoplado de los niveles normales del lago Argentino. Para ello se realizaron tres estudios independientes, que verificaron que la nueva cota del embalse a 176,50 m permite garantizar el desacople hidráulico deseado.

Las sobre-elevaciones del nivel de agua en el lago Argentino, respecto de los niveles de agua naturales (históricos) provocadas por la operación de la presa CC a la cota mencionada son imperceptibles en términos de hidráulica fluvial; si ocurriesen crecidas de gran magnitud, que obliguen a operar el embalse con cotas mayores, las sobre-elevaciones resultantes representarían un riesgo bajo, tanto por su probabilidad de ocurrencia (estadísticamente 1 vez cada 10.000 años) como por su magnitud (30 cm).

El desacople implica que no se espera que haya variaciones en el comportamiento natural del sistema compuesto por el lago Viedma, el río La Leona, el lago Argentino y el Campo de Hielo Patagónico Sur.

El Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA), a través de un Informe Técnico analizó el cambio en la velocidad basal en el frente del glaciar Perito Moreno, afirmando que el aumento del nivel del lago genera un cambio de la velocidad subglaciar de tan solo 0,07%, un valor de un orden de magnitud más pequeño que el error de cálculo indicado por la bibliografía existente.

Tomando en cuenta estos datos, el IANIGLA concluye que “no se encontrarían elementos que indiquen tal afectación con una cota de operación a 176,50 m” y sugiere estudios complementarios para abordar la complejidad glaciológica de la cuenca del río Santa Cruz. En este sentido, el PDGA comprende un Programa de Monitoreo Hidrometeorológico que contempla la instalación de una red de monitoreo de variables hidroambientales, que incluye el lago Argentino.

Macá tobiano

Las principales amenazas actuales para la especie, para las áreas de reproducción, son la presencia de especies exóticas invasoras (trucha arco iris y visón americano) y la gaviota cocinera, siendo éstas las principales causas de declinación poblacional de las últimas dos décadas.

Los estudios disponibles no identifican amenazas severas en las áreas de invernada (rías de los ríos Coyle, Gallegos, Santa Cruz y Chico), ni durante el proceso migratorio.

En el EsIA se incorporaron nuevos estudios integrados para analizar en mayor detalle la potencial afectación del nivel del agua y salinidad en el estuario durante las etapas de llenado de los embalses y operación de las represas.

El EsIA es concluyente acerca de la no afectación del nivel del agua en el estuario. En relación con el frente salino, se realizó un análisis integrado con relevamiento de campo y modelado desde el punto de vista hidrológico, a partir de lo cual se concluye que el frente salino del estuario solamente se vería afectado en condiciones de caudales bajos extremos sumado a mareas altas extremas, pero no se vería afectado por la operación de las centrales.

La salinidad del estuario genera condiciones propicias para una gran diversidad de organismos que constituyen el alimento de un gran número de aves migratorias y locales. En función de ello, y considerando el escenario extremo descripto, se proponen en el PDGA medidas para evitar un impacto negativo en el estuario en relación a la alteración del avance del frente salino durante la etapa de llenado.

El PDGA contempla, a su vez, un Plan de Compensaciones Ambientales para disminuir estas amenazas sobre la especie, que en base a las experiencias previas, ha mostrado ser efectivo en mejorar el éxito reproductivo en las áreas de cría, y se implementará un sistema permanente de control y/o erradicación de especies exóticas o invasoras.

Peces

Para mitigar el impacto de las obras sobre la migración de peces se están realizando monitoreos para ampliar el conocimiento sobre la biología de la lamprea (especie nativa) y definir las soluciones pertinentes, como las escalas de peces, en las distintas etapas del proyecto, incluido el desvío del río durante.

Respecto de los salmónidos (trucha y salmón chinook) existe un mayor conocimiento biológico y ecológico que permite desarrollar estructuras eficientes. No obstante se realizarán monitoreos para perfeccionar los pasos para estas especies.

Tanto la presa CC como la LB prevén la construcción de escala de peces; se estima que constarán de un canal formado por una sucesión de estanques con vertederos sucesivos hasta la cota 174,36 m, que permite salvar el desnivel entre el río aguas abajo de la presa y el embalse.

Se realizarán a la escala de peces los ajustes necesarios a fin de asegurar la migración ascendente de las especies, basados en estudios empíricos, y tendrán en cuenta no solo el caudal de atracción sino también espacios de descanso, caudal de operación, localización de la entrada y la salida del sistema de paso.

La información ecológica y biológica obtenida a través del Observatorio Ambiental permitirá definir una gestión ajustada del manejo del agua que asegure la minimización del impacto sobre la fauna íctica.